Pero sigo siendo (San Pascualito) el Rey

Por Cesar Covarrubias Yañez | @CesarCY_

San Pascualito Rey El Telon Ecatepec Cesar Covarrubias Yañez_

Morenos, güeros, güeros no naturales, flacos, gordos, mamados, altos, chaparros, mujeres con y sin tacones… todos teníamos algo en común: sosteníamos una cerveza mientras esperábamos que se abrieran las cortinas rojas de El Telón Ecatepec para disfrutar del rock mexicano depresivo de Pascual Reyes (voz), Alex Otaola (guitarra), Juan Morales (bajo), Luca Ortega (batería) y Rodolfo Wright (teclados).

Los gritos de dos weyes pidiendo “Flush” a dos metros de mí destacaron de entre una multitud eufórica de aproximadamente 400 personas. Fui pesimista y sabía, por una publicación en su página de Facebook, que la canción probablemente no estaría apuntada en la lista de rolas de San Pascualito Rey para aquella noche lluviosa:

“Por primera vez tocaremos ENTERO todo el DESHABITADO, ¡nos vemos el sábado!”.

San Pascualito Rey El Telon Ecatepec Cesar Covarrubias Yañez-

En el primer concierto de la gira, la banda me envolvió durante las 12 canciones que conformaron la primera parte del show. Recuerdo como el rock de “Caemos o volamos” o “Así es el amor” me hizo agitar un poco la cabeza, como si se tratara de un calentamiento; el mariachi eléctrico en “¿Por qué?” y “Lejos” sacó mis mejores tonos vocales, si es que los tengo; “Olvídate de mí” y “Deshabitado” acentuaron dentro de mis oídos la melancolía y misterio de su composición; “Navegando” y “La verdad” conquistaron mi cuerpo al ritmo de un folklor ácido guapachoso; “Pervertidamente” fue un orgasmo exquisito de guitarras; “Una esquina en el mar” me llevó de la mano hasta la tranquilidad de una serenata en la playa; y al último, “No hay nada” y “El fin del mundo” me sacaron lentamente de un periodo de hipnosis del que nunca me di cuenta que entré. El Deshabitado completo acababa de sonar por primera vez en un escenario y estuvo súper cabrón.

La banda dejó sus instrumentos y se despidió brevemente de nosotros. Pascual, en el camino a no sé donde, porque dudo mucho que ahí hubiera camerinos o algo parecido, aventó su espiga y nadie se dio cuenta. Rebotó en la cabeza de una chava que estaba parada a menos de un metro de mí y cayó al piso. Alcancé a cubrirla con mi tenis derecho para asegurar que ninguna mano apareciera para robármela. La levanté y vi que era una Jim Dunlop H transparente de color rojo hecha de policarbonato. Mientras la veía, me di cuenta que ya estaban regresando al escenario, así que la guardé lo más pronto junto con las monedas que traía en mi pantalón.

“Aunque parezca chiste, cada vez estamos más cerca del nuevo disco. Se van a cagar, así como el cabrón que dejó tapado el baño”, dijo el señor Reyes. Todos reímos, excepto el encargado de la limpieza.

San Pascualito Rey El Telon Ecatepec Publico Cesar Covarrubias Yañez
Foto: San Pascualito Rey

Después de que una foto tomada por Pascual nos inmortalizara en sus redes sociales, sonaron para el encore “No voy a dejar“, “Espero” y “Cerquita de Dios“. Ésta última me voló la cabeza. Me recordó a cuando los vi en el Foro Alicia por allá del 2004 con Juan Pablo Villa.

“¡Flush! ¡Toquen Flush!”, seguían gritando los necios y yo pensaba: “No creo que toquen lo que ellos pidan”, aunque en el fondo moría de ganas por escucharla. “¡Hey, cállense! Nosotros escogemos las putas rolas”, dijo Pascual con un toque de humor negro. Después sonó “Si te vas” y pensé que no escucharía una de mis favoritas del Sufro Sufro Sufro, su primer disco.

Terminó la rola y, sin pensarlo, Alex soltó el riff que conocí gracias a Ares en el 2003 y que acompaña a las letras: “…pero no te vas sola, te acompaña esta última palabra que dice: ¡flush!” Saqué el celular sin pensarlo y grabé la ocasión. A la mitad del segundo verso, Pascual se deshizo de la tecnología que cargaba y bajó con nosotros, su público, a echar desmadre y brincar. No hace falta decirlo, pero todos se le aventaron, como si fuera una especie de salvador. Su voz dejó de escucharse. Dio su mejor esfuerzo para luchar contra la corriente y llegó hasta atrás segundos antes de que terminara la canción. Regresó por la parte de arriba, de esos accesos que dicen: “Sólo personal autorizado.”

El concierto finalizó con “Beso de muerto“. ¿El saldo? Una suela de zapato y un micrófono perdidos entre el público. ¡Ah! Y una espiga para mi colección.

 

Anuncios

2 comentarios sobre “Pero sigo siendo (San Pascualito) el Rey

  1. César, muy bueno tu relato del concierto de SPR, se ve que estuvo muy chido :D. Y tus videos buenísimos, en especial el de “Beso de muerto”, con Juan en primera toma, jejeje ;).
    Gracias por escribirlo.
    Saludos,
    Claudia.

    Le gusta a 1 persona

¿Y tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s