Todo empezó en Twitter y terminó con Los Fabulosos Cadillacs.

Texto: Cesar Covarrubias Yañez | @CesarCY_

Reactor 105 #R11

Los Fabulosos Cadillacs Reactor 105 #R11

Un tweet es igual a Vasos Vacíos… Lunes 13:55. Desbloqueo mi celular a la velocidad de Speedy Gonzalez para tuitear los últimos 5 discos de Los Fabulosos Cadillacs que Wikipedia me dictaba y dos minutos después recibo un mensaje: “Hola: ganaste“. Fue una forma muy seria de felicitar a uno de los 105 afortunados que pudimos disfrutar el 11° aniversario de Reactor, pero la formalidad o informalidad del comunicado era lo que menos importaba.

Dicen que  mientras menos esperas de algo (o alguien), más te sorprende; y así fue como llegué el 12 de noviembre aproximadamente a las 15:15 para ser el número 17 en la fila y entrar directamente a una experiencia desconocida. Comida, cervezas, agua, música… fueron la primera impresión del salón donde la celebración ocurrió con slam, baile, nuevos amigos y el HT #R11. Pero lo que más ansiaba saber en ese momento era si conocería en persona a LFC. Y no. No fue así, pero en lugar de ellos, sin avisar entraron unos hombrecillos de rasgos faciales muy peculiares vistiendo de traje de uno de esos colores que sólo las mujeres saben el nombre. Yo le diré marrón. ¡Había llegado la Tokyo Ska Paradise Orchestra!
Tokyo Ska Paradise Orchestra Reactor 105 #R11

De repente todos sacaron sus celulares, y como gente que busca un asiento en el metro, se lanzaron hacia ellos para la obligada selfie y/o foto grupal. Uno por aquí aprendiendo a decir: “chale, qué pedo” y otro por allá no entendiendo ni un carajo el español. Ellos sólo sonreían como mis otros 104 compañeros mientras sostenían una chela en la mano, y otra en el estómago.

Yo no tenía por que estar aquí. Yo estaba en un curso y mis amigos me dijeron que fuera a la tómbola de Hola Reactor y me fui corriendo. Fui uno de los 21 que llegó… Con un ¡a huevooooooo! festejé mi victoria. Logré ser el último. El 105“.

Así se le quedó el apodo a un joven conocido antes del jueves como Axel y que logró ver por primera vez al grupo en vivo durante más de 2 horas tocar canciones como “La luz del ritmo“, “Vos sabés“, ” Mal bicho“; covers a “Ghost Town” de The Specials y a “Revolution Rock” de The Clash; y subir a los hijos de Vicentico (Florian Fernández) y del Sr. Flavio (Astor Cianciarulo) a tocar con ellos mientras el primero bailó sin bastón alguno, y el segundo se paseó con su patineta de lado a lado del escenario acompañado de visuales y animaciones hechas en vivo y mucha gente cantando y haciendo slam. Hasta parecía que estaba en un Vive Latino.

Foto: Ocesa
Foto: Ocesa

Y después de mucho desmadre, Cadillacs más potentes que la Scuderia Ferrari hace unas semanas y uno que otro malacopa aventando ‘cerveza caliente’, el concierto terminó con “Yo no me sentaría en tu mesa“, pero el mío lamentablemente terminó tres canciones antes con “Vasos vacíos“.

– Oye, ¿este es tu reloj? Me lo encontré tirado después del slam.
– Sí, es mío. ¡A HUEVO!

Anuncios

¿Y tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s