¿Aguantarías horas solo para ver a Babasónicos unos minutos?

Texto: Cesar Covarrubias Yañez | @CesarCY_

Babasónicos #DesdeAdentro

No hay persona que no aguante horas y horas bajo el sol esperando el sagrado rito musical del artista del que es fan. En serio, no hay. Sea o no gratis.

Con Babasónicos fue algo así: horas esperando en la intemperie y una fila que cada que avanzaba, se volvía más larga. Gente sentada con la incertidumbre de no saber la hora de la grabación que, según lo publicado, marcaría sus vidas con por ser fuera de lo común e incluir versiones alternativas de varias etapas de los boludos. El #DesdeAdentro empezaba a convertirse en #DesdeAfuera en las redes sociales.

Después de que muchos tiraran la toalla y se retiraran, de repente salió una güera de estatura mayor al promedio:

– No se alteren a las 9:45, van a tocar una canción sin público y después ya podrán entrar.
– ¿Nos podemos tomar fotos con ellos? ¿Habrá firmas? ¿Los podemos conocer?

¡No! Estábamos en una grabación y en lo que está enfocada la banda es en que salga bien todo y no en tomarse fotos que jamás presumirán en Facebook con sus amigos. Debieron pensarlo bien antes de comprar el “Jessico” que no quedará grabado por ningún autógrafo esa noche.

Entré a Quarry Studios (por fin) y vi un lugar que describiré así: curiosa obra negra decorada con muebles fashion, maniquíes medio freaky y fans rodeando a la agrupación. Había instrumentos, literalmente, por todos lados y no fueron de adorno, gracias a Dios.

No hablaré del setlist porque no estuve al principio ni al final, pero puedo decir, o más bien, escribir, que fue una experiencia de las de mayor clase que he vivido. Y no me refiero a la música, sino a la producción, a la calidad de sonido, al ambiente. Ningún Vive Latino ni Carpa Astros lo igualará.

Sillones de película; increíble iluminación; cámaras por doquier; bellas mujeres contratadas (quiero creer) para llamar la atención; rampas llenas de fans. Me empezaba a sentir bastante cómodo mientras Adrián Dárgelos bailaba y cantaba entre el público.

Con miedo volteo a ver mi reloj después de que sonara “Deléctrico“, y sabiendo lo que pasaría… ¡En la madre, las 11:30! ¡A correr que me cierran el metro!

Yo sí pude, pero ¿tu aguantarías?

Anuncios

¿Y tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s